sábado, 28 de diciembre de 2013

Gafas y moviles para el tercer mundo

En ópticas y farmacias vemos ultimamente cómo cada vez hay más contenedores de reciclaje con gafas, medicinas e incluso teléfonos móviles, para enviarlos a los países en vías de desarrollo. Es una idea estupenda y merecedora de toda nuestra solidaridad, a pesar de las reticencias iniciales en las que cabe pensar y que serían:
  • Cuando cambie la graduación, puedo seguir utilizando la montura de las gafas, que ya estoy acostumbrado a ellas.
  • Aún quedan comprimidos para paliar los síntomas del resfriado, y siempre puedo aprovecharlos, pues seguro que vuelvo a resfriarme.
  • Si pierdo o se me estropea el teléfono móvil, puedo seguir un tiempo con el antiguo mientras me compro otro.
Excusas que nos ponemos, como la típica que siempre hacemos de ponernos a régimen o aprender idiomas, y que en el caso de los objetos usados, hacen que nuestra casa parezca un almacén de cosas que no utilizamos, algunas de ellas que incluso llevan décadas en casa, haciendo que Diógenes sea un aprendiz a nuestro lado. Sin embargo si lo que necesitamos es vender moviles usados, hay un servicio en Internet que se dedica precisamente a poner en contacto a compradores de teléfonos móviles, con personas como nosotros, que al menos en mi caso tengo un par de ellos en un cajón, y que de hoy no pasa, voy a venderlos por Internet, con la garantía de mejor precio que me da un servicio como el de supervendedor. El día que me ponga a desprenderme de todas esas cosas que me sobran en casa, lo mismo hasta gano dinero con ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario