miércoles, 21 de mayo de 2014

Gafas con montura de oro macizo de 18 kilates

Hace años era moda entre un colectivo racial eso de llegarse al dentista a pedir que le cambiaran todos los dientes por dientes de oro. Moda y un exquisito gusto para presumir ante gente de su mismo entorno cultural. Ahora se está dando eso mismo, pero con las monturas de las gafas, donde cada vez son más personas las que piden monturas de oro, e incluso hay varias marcas premium como se les llama ahora, que las facilitan ya en su catálogo aunque a unos precios sólo al alcance obviamente, de quienes las demandan, de quienes quieren pagarlas. Las hay en oro amarillo y en oro blanco, y disponibles tanto en 18 como en 24 kilates, y las hacen bajo pedido a petición del cliente totalmente personalizadas pues se fabrican expresamente, y también varias líneas de los modelos más exclusivos, pero en oro. Uno de los sitios donde se venden y a muy buen precio además, es en El Andorrano, que además si quieres las puedes pedir por Internet. Yo con lo desastre que soy con las gafas, casi seguro que las pierdo. Ya he perdido varias, así que no sería de extrañar el seguir perdiéndolas. No obstante reconozco que para aquellas personas que por los motivos que sean, necesitan de inmediata liquidez en distintos países, vender las gafas es una opción, máxime cuando pasan tranquilamente cualquier aduana sin declararlas, ya que nadie se imagina que llevas puestas unas gafas de tantísimo valor, y además las que son de oro blanco, pasan desapercibidas salvo porque son muy brillantes, pero siempre puedes decir que las acabas de comprar y por eso brillan tanto. Al venderlas obviamente, tendrías que utilizar las de repuesto. También como dicen los viejos, en el tiempo del hambre se hacían prácticamente todo tipo de objetos en oro, que posteriormente se pintaba para disimular. Era el seguro de la familia para caso que viniera una nueva guerra y hubiera que poner pies en polvorosa. Yo desde luego que invertiría en oro, pero dudo que me comprara unas gafas de oro. O tal vez si.

No hay comentarios:

Publicar un comentario