viernes, 17 de febrero de 2017

Cuidado y mantenimiento de las gafas

La madera es un material de origen orgánico muy ligero por lo que nuestras gafas de sol flotan. “El glaucoma llega después de esa edad. Si nuestras gafas presentan salpicaduras de barro incrustadas en las lentes, la mejor forma de limpiarlas es situándolas bajo un chorro de agua. Es mucho más peligroso que las bisagras de las varillas estén muy apretadas a que estén flojas. Lo mejor para hacer que nuestras gafas aguanten como el primer día es realizar su mantenimiento y cuidado con los productos adecuados. Cierra las varillas y colócala hacia arriba. De este modo, evitaremos que se ensucien, minimizaremos el riesgo de accidentes ante una caída inoportuna y alargaremos su vida útil durante mucho más tiempo. En otras palabras, nada mejor que un estuche protector resistente para prevenir las rayas en sus lentes e incluso daños más graves en sus lentes y armazones. Hay uno muy bien de precio fabricado por AEG que puedes comprar.

“Cuanto más gordita es la lente, más reflejo se genera. Uno de los hábitos más extendidos en el mundo del ciclismo es el de, mientras rodamos, agarrar nuestras gafas y limpiarlas directamente con el maillot o la camiseta. – Manténgalas siempre dentro de su estuche cuando no las utilice. Mantén las uñas bien cortadas para evitar lesiones en los ojos a la hora de quitarte o ponerte los lentes. Limpie regularmente sus gafas colocándolas, en primer lugar, bajo el grifo. Cuando las saques intenta cogerlas siempre por el centro para evitar dejar marcas en ellas. ¡La solución de toda la vida ha vuelto con fuerza! Gestos con gafas Gestos típicos con gafas de sol Cordones Gafas Cordones para gafas CONSERVACIÓN ¿Quién dijo que las fundas no son un complemento más para darle glamour a nuestras gafas? Y es que además de ser una manera divertida de conservar nuestras lentes las protegerá de arañazos, rayones y golpes indeseados que terminan por deformarlas. Si tenemos las gafas limpias y bien cuidadas, el mundo se ve de otra manera. Esto evitará que las partículas residuales de polvo puedan rallar el cristal. Eso sí, que sea caja dura o semidura.

Los siguientes consejos para el cuidado de las gafas van dirigidos a alargar más la vida útil de éstas y mejorar al máximo su rendimiento visual: El ajuste de la montura colocada en la cara es muy importante. Sujeto el aro del lado que limpio Guardar las gafas a buen recaudo. Si esto no es así, la gafa no está bien ajustada o no es la de mejor elección. Recuerda que debes revisar tu graduación con tu óptica cada año o antes si dejas de ver con nitidez. Este problema lo vemos a diario en las ópticas y tiene más trascendencia en la visión de lo parece a simple vista. Ya que es muy probable que se te deforme o deteriore con el calor que se acumula en el interior del vehículo. Antes recomendaban alcohol o incluso productos de limpieza, hoy en día solo de debe de usar agua. Por tanto estos consejos son importantes para mantener una buena visión. Cualquier fruta y hortaliza es buena para los ojos”, subraya. En todo caso es mejor que las guardéis en su estuche o sobre las patillas y siempre fijaros que no las dejéis en ningún sitio que corran peligro de romperse como sillas, sofás…

En el baño, no las dejéis sobre el lavamanos, porque quedarán expuestas a salpicaduras de líquidos como cremas y colonias y también a posibles caídas. Las lentes fabricadas en materiales naturales son especialmente vulnerables a las altas temperaturas y a los cambios térmicos bruscos. limpiargafabienDe poco vale tener unas gafas preciosas y bien graduadas si luego las llevamos sucias, con los cristales rayados o totalmente descentradas. También es recomendable el uso de productos específicos que podemos comprar en ópticas como sprays y toallitas. En caso contrario, sólo conseguiremos deteriorar la lente. Personas operadas de cataratas o de cirugía refractiva láser. No las dejéis bajo fuentes de calor como radiadores, estufas o en el parabrisas del coche en un día de sol. Con tus gafas de madera natural Root recibirás una gamuza de microfibra apropiada para limpiar tanto las lentes de colores neutros (marrones y grises) como las lentes REVO de espejo o las CR39 así como una bolsa de yute para proteger tus gafas cuando no las uses.

En esta cuestión es muy importante la ayuda de tu óptico optometrista que será el encargado de ajustarte correctamente la gafa. Lo mejor es meterlas entre la toalla o en la caja y al llegar a casa tenderlas hasta que se sequen sin frotarlas con ningún trapo. Esto puede influir negativamente en la vida útil de los tratamientos, incluyendo los tratamientos antirreflejantes. Enjuáguelos y séquelos con un paño limpio y suave. Las gafas son como asistentes para tu vista y debes darles el mantenimiento adecuado para que permanezcan como nuevas el mayor tiempo posible. Si tienes alguna duda lo mejor que puedes hacer es acudir a tu óptica para que te asesoren o realicen los ajustes de mantenimiento necesarios. Más que un lujo, una necesidad… El antirreflejante en las gafas es muy necesario, pues ayuda a que los ojos convivan mejor con las luces artificiales y no se esfuercen en enfocar.

Mira lo que comes Una buena alimentación también es importante para la salud de tus ojos. Cuidar correctamente las gafas aumenta la vida útil de las mismas, y le garantiza una mejor visión. Las zanahorias son muy buenas para la vista, pero no previenen enfermedades. Hacen la misma función que usar un spray más una bayeta de microfibra. Luego se aplica una pequeña cantidad de jabón frotando suavemente con las yemas de los dedos ambas caras de los cristales y después se aclaran de nuevo debajo del grifo. Siempre coloca los lentes antes de maquillarte para evitar contaminación. En adultos, se controla el avance de enfermedades como miopía o astigmatismo”, cuenta la especialista. Limpiar gafas: Tratamiento En la actualidad hay tratamientos para las gafas “limpia fácil” que funcionan como el teflón de los instrumentos de la cocina. Guárdalas en su estuche. Recomendamos el uso de gamuzas limpiadoras para el mantenimiento diario. Al colocar sus anteojos en una mesa o escritorio, es mejor que cierre el armazón antes de apoyarlos.

No apoyes las gafas boca abajo (tocando los cristales con la superficie de apoyo) Evita siempre el calor extremo que puede deteriorar los tratamientos de los cristales e incluso deformar la montura. Evite definitivamente el uso de limpiadores caseros, acetona o jabones cremosos porque los productos químicos pueden dañar los armazones, los lentes y los tratamientos y recubrimientos para lentes. Recuerda que existen diferentes tipos de lentes de contacto, por lo que es muy importante verificar tanto las instrucciones de uso y del fabricante, así como las del especialista, para su adecuado mantenimiento. Un consejo: para cuidar sus gafas a diario, se encuentran a disposición productos especiales en forma de spray o toallitas (por ejemplo, de la marca ZEISS), que limpian las lentes a fondo con mucho cuidado, repeliendo el polvo y las impurezas durante más tiempo gracias a su efecto antiestático. Cadenas y portalentes (cordeles): Yo nunca recomiendo este tipo de accesorio ya que el hecho de llevar las gafas colgadas supone que se puedan llevar golpes fácilmente rayándose los cristales o desajustándose la montura.

Antes de colocarte los lentes, checa siempre que no haya daños ni detritos visibles. Esto último es importarte sobre todo cuando tu graduación tiene astigmatismo, ya que el eje del mismo podría girarse con una incorrecta limpieza,afectando así a tu agudeza visual. Entre los brillos de una lente sin anti-reflejante se esconde la falta de trasparencia. Si has estado en la playa o en ambientes con mucho polvo, recomendamos poner primero las gafas bajo el chorro de agua o bien sumergirlas y agitar en el lavavo para eliminar granos de arena o polvo que son abrasivos y rayarían tus lentes al frotar con la gamuza nunca utilizar productos de limpieza para limpiar las lentes espejadas ya que estos pueden contener productos químicos agresivos que puede deteriorar la cobertura espejada de las lentes en los modelos con lentes REVO. Lo ideal es utilizar agua y jabón, éste que sea no graso y libre de agentes abrasivos que pueden deteriorar los tratamientos de los cristales y los metales de las monturas.

El mejor lugar donde guardarlas cuando no las lleva puestas es una funda dura. Las gafas de sol y graduadas se han convertido en los últimos años en un accesorio esencial a la hora de aportar un toque diferencial a nuestro look. Por un lado, la retina al centro se activa para percibir la luz y por el otro, la periferia de la retina que se activa con la oscuridad. Cuidando tus gafas, te durarán más tiempo y cuidarás también tu salud. Le ofrecemos algunos consejos para cuidar mejor sus gafas. La Gamuza – Limpia las gafas de sol a diario con la gamuza que te proporciona tu fabricante de tu gafa de sol. Y cuando esté en el baño, recuerde: Ubicar los anteojos sobre el tocador o en la pileta resulta desfavorable. Lávalas con jabón neutro, de preferencia. De todas las radiaciones que el sol emite, las mas nocivas para la salud del ser humano son las más energéticas: las ultravioletas (UV), que no provocan ninguna reacción inmediata que avise del daño que están produciendo en los ojos y en la piel. Si usáis líquidos específicos para limpiar lentes es importante que leáis atentamente las instrucciones de uso.

Durante el verano, de 12 de la mañana a las 5 de la tarde, son los periodos de mayor riesgo. El paño podría dejar vetas en las lentes. Mantén las manos limpias siempre que vayas a manipular los lentes. Siempre que sea posible, guarda tus gafas en su funda. – Evite apoyar los cristales de su montura sobre superficies rígidas. “MAL”. Utilizar el paño de microfibra que te deberían haber entregado cuando compraste la gafa. En el baño, no las dejes sobre la pica del lavamanos, es un lugar peligroso, expuesto a salpicaduras de líquidos, colonias, cremas y también a caídas accidentales. Los cristales orgánicos y de policarbonato, por su densidad pesan la mitad que una lente de vidrio. Las fluctuaciones extremas de temperatura pueden dar lugar a la rotura, debido a las diferentes propiedades físicas del material base y el tratamiento en cuestión. Mientras que los cristales minerales son muy resistentes a las rayaduras. Limpieza de sus lentes y protección de sus anteojos. O incluso capaces de evitar vaho.

Plegadas – Guarda tus gafas plegadas y en su funda, no las dejes sueltas en el bolso ya que se pueden rayar con otros objetos que estén junto a ellas El Lavado – Si lavas las gafas de sol, usa solo agua y un jabón neutro. Muchos usuarios no son conscientes de que limpiar indebidamente las gafas es perjudicial para las lentes. “Las mujeres debemos cuidar de no dejar ningún residuo de maquillaje y, en general, todos deben tener cuidado de llevar protección si van a realizar alguna actividad de riesgo, como un deporte o un trabajo en el que se manipulen productos que puedan entrar al ojo”, Gafas oscuras, hasta en invierno La especialista asegura que incluso cuando la luz del sol no es molesta, nuestros ojos están a la orden de los rayos UV, que desgastan la vista y generan problemas como cataratas, quemaduras de retina u otras enfermedades. Recuerde también que: las temperaturas superiores a los 80 grados Celcius pueden dañar hasta las lentes y monturas más fuertes.

Y es que, al ser frotada contra el cristal, estas sustancias pueden provocar serios desperfectos y hay que tener en cuenta que el rayado sobre material orgánico no se puede pulir, así que no tiene arreglo. “Hay que limpiarlas en húmedo y con productos de óptica, no con otros hechos para la limpieza del hogar que son corrosivos y estropean las lentes. Es simple, ¿no le parece? ¿O es más fácil decirlo que hacerlo? Sabemos que la mayoría de nosotros no siempre utilizamos un estuche sólido para guardar los anteojos de prescripción, entonces, los siguientes consejos de mantenimiento y cuidado van a contribuir en gran medida al mantenimiento de sus anteojos y anteojos de sol para el futuro. quitar gafas con dos manos Bajo ningún concepto las apoyéis sobre las lentes (cristales) ya que se pueden rayar. Algunos consejos para mantener nuestras gafas deportivas en perfecto estado¿Cómo mantener nuestras gafas en perfectas condiciones? Los principales problemas y daños provocados en cualquier tipo de gafas siempre suelen estar relacionados por un mal uso del usuario final, ya sea por simple desconocimiento o por unos hábitos de uso nada aconsejables.

La portavoz apunta: “Las personas que tengan los ojos sensibles deben utilizar productos adecuados para evitar la sequedad”. Y al final, el descanso Ellos también lo merecen así que, como recomienda la optometrista, dales un tiempo fuera y realiza estos ejercicios para que descansen del uso: 20/20. Ya no te pedimos que cada vez que no las estés usando las metas en su estuche pero sí te damos una solución alternativa que además es tendencia: el uso de cordones para sujetar nuestras gafas, es una idea más que apropiada para proteger nuestras gafas de caídas y deformación de su montura. Los herrajes (bisagras) de nuestras gafas de sol están fabricados en acero inoxidable de alta calidad y no requieren de cuidados especiales, los mismos están fijados a monturas y patillas con pequeños tornillos de cabeza estandar, si después del tiempo notas que la patilla baila un poco, simplemente deberás apretar dichos tornillos con un destronillador pequeño de joyería de los disponibles en cualquier tienda multi precio y volverán a su sitio.

Siempre es más recomendable un estuche rígido que las fundas flexibles que ofrecen protección, pero no la suficiente ante una caída, un aplastamiento, etc. Mantener las gafas limpias es importante para poder ver bien y es necesario limpiarlas adecuadamente para evitar rallarlas o dañarlas. Seca bien los cristales y también la montura, especialmente si es metálica. Este reflejo es molesto y hace que el cerebro trabaje de más”. También te recomiendo que siempre utilices cristales con tratamientos antirreflejantes y con tratamientos antirayado e hidrófobos para favorecer la limpieza de tus cristales. Para unas gafas que no sean aptas para conducir, la siguiente advertencia: "No Conveniente para la conducción en carretera", o bien el siguiente pictograma: La advertencia "No para observación directa del sol", salvo que estén diseñadas para ello y entonces incluyan las observaciones pertinentes para su uso La marca "CE".

Sécalas con un paño seco y suave. Cierra los ojos sin apretar y relaja los párpados. Recuerda siempre humedecer los cristales antes de limpiarlos. A propósito del Día Mundial de la Visión, que se conmemora este 10 de octubre, la experta Elvira Jiménez Guerra, máster en optometría clínica y portavoz de las ópticas Alain Afflelou, ofrece diez consejos para evitar problemas mayores con la vista. Te animo a compartirlos con tus amigos y familiares que usen gafas porque además, estoy convencido que aprenderás alguna cosa nueva que desconocías. Seguramente de primera impresión piensas que ambas formas son buenas. gafas limpias Limpieza de nuestras gafas MONTURA Si queremos conservar la forma inicial de nuestra montura debemos evitar algunos gestos típicos que repetidos cientos de veces hacen que la montura original acabe deformándose.

No podemos dejar de olvidar que a pesar de ser un complemento para estar a la moda con las últimas tendencias, nuestra salud ocular y experiencias visuales dependen del cuidado con el que mimemos estos accesorios. La mejor opción es el agua y jabón pero recordad siempre secarlas bien con un paño suave sin dejar húmeda la montura. Un poco de cuidado y atención puede ayudar mucho. Esto incluye el dejarse las gafas en el salpicadero del coche al sol, encima de un radiador, etc… Si notas que las varillas están muy apretadas existe peligro real de que te puedan romper. Una vez al año, no hace daño… Al contrario, visitar al optometrista cada uno o dos años es lo más recomendable, aún cuando no hayas detectado algún problema con tus ojos. Este método es el único recomendable cuando hay arenas o tierra adheridos a los cristales o a la montura, ya que cualquier otro sistema puede rayarlos de modo irreversible. EFE/DAVID DE LA PAZ “Que todo el mundo se realice un examen visual evita una posible pérdida de desarrollo en la visión, sobre todo en los niños, pues puede traer retrasos en el cole.

“Cuando vemos el ordenador o la televisión con la luz apagada activamos dos partes distintas del ojo. Es mejor evitar productos abrasivos tipo Fairy o similares ya que sino se rebajan pueden alterar los tratamientos que llevan los cristales. Con este gesto evitaras que la montura se deforme y forzar las patillas. ¿Usted dice que no siempre utiliza el estuche? Imagine esto. deberías aprovechar para preguntarnos por los distintos productos de los que dispones para realizar una limpieza específica de gafas y lentes. Usar otros sistemas por suaves que parezcan pueden rayar el cristal de tu gafa de sol y dejarlo inutilizado para su uso. Presta mucha atención al cuidado de gafas deportivas para ciclismo, running u otros deportes tienes que cuidarlas muy bien porque son muy delicadas ¿Cómo debo sujetar la gafa al limpiarla? Para explicarte como sujetar las gafas al limpiarlas he realizado estas fotos que te adjunto. El riesgo es mas elevado cuanto mas cerca nos encontremos de las horas del mediodía.

Si las dejamos, por ejemplo, en la guantera de un coche o encima de una chimenea, se pueden cuartear. Si tienen montura metálica no las mojes en exceso Abrasivos – Si utilizas liquidos para quitar suciedad incrustada en la lente de la gafa de sol , evita los productos abrasivos, en el mercado hay productos específicos para la limpieza de las gafas que te venderá a muy bajo precio en tu óptica habitual. El óptico tiene material profesional para poder hacerlo con toda seguridad y aprovechará para hacerte una limpieza con ultrasonidos dejando tus gafas como el primer día. Y si no vamos a nadar en una larga temporada debemos guardarlas en un lugar seco y con poca humedad, sin cambios bruscos de temperatura para evitar que la goma se deforme. Distintos tipos de lentes necesitan de cuidados higiénicos diferentes. Y si están muy sucias o con grasa, limpiacristales o un poco de jabón neutro. Usa soluciones de mantenimiento y limpieza recomendadas por un oftalmólogo. ¿Lo peor? Es tanta la variedad que será difícil escoger con cuál quedarte.

¿Cuál es la mejor forma de secarlas? Los trapos ideales son las sedas acrílicas o de hilo, son las que mejor eliminan la humedad y las más idóneas para mantener impolutas las lentes con baño antirreflejos. Protección – Usa las gafas de sol cuando las condiciones ambientales lo requieran, protegen tus ojos de los nocivos rayos UV , pero si no hay sol enseña tus ojos que seguro que son tan bonitos como tus gafas. Nunca las deposites boca abajo para no arañar los cristales. Humecta tus ojos Al igual que la piel, tus ojos necesitan estar húmedos. Debemos asegurarnos que la montura quede bien seca, en particular las partes metálicas (bisagras y tornillos para evitar que se oxiden o se atasquen). Los puntos que a continuación mencionaremos no sólo ayudarán a que vuestras gafas duren más tiempo sino que lo harán en mejores condiciones y ésto hará que protejáis vuestra visión. Tienen una mayor resistencia al impacto y con mayores posibilidades en la coloración. Evita dormir con los lentes, incluso cuando haya autorización para ello.

Esta marca indica que el fabricante o distribuidor se responsabiliza de que las gafas de sol cumplen con los requisitos que la ley impone y que han superado las pruebas de seguridad que establecen las normas de aplicación. “Antes de los 12 años, los niños no tienen desarrollado su sistema de protección y los rayos les dan directamente; por eso es importante que también a ellos se les cuide desde pequeños”, especifica la optometrista. Al secarte las manos, verifica que no hayan restos de toalla en los dedos. Nunca deje los anteojos de prescripción en un bolso, bolsillo o cartera sin protección. ¿Como debo limpiar los cristales de las gafas? En mi opinión la manera más simple y más eficaz de poner a punto las gafas es usar agua y jabón neutro o de manos. Sujeta la montura por la parte derecha para limpiar el cristal derecho y por la izquierda para el otro cristal. Incluso si todo está bien, una consulta anual con el oftalmólogo es siempre recomendable.

Esto provoca que la pupila se dilate y entre más luz de la que necesitamos”, detalla. Lo mejor para asegurarse de que las gafas no sufran daños será que tengas una funda rígida, esta las protegerá de cualquier caída que puedan sufrir. Además: Colóquelos siempre con el armazón hacia abajo para evitar rayar los lentes. Estos pequeños arañazos deterioran la lente, y pueden dar lugar a marcas más profundas. Este paño se puede lavar (en lavadora incluso). También puedes usar los líquidos limpiadores específicos o las toallitas húmedas desechables disponibles en el mercado, muy útiles y cómodas también. Coge el hábito de hacer una limpieza en profundidad de tus lentes al menos una vez al día con agua jabonosa, no olvides que ves el mundo a través de ellas.Y no te equivoques, aunque cuanto más transparente sea una lente más se ve cualquier cosa que se deposite en su superficie, ninguna lente se ensucia menos que las lentes La suciedad sobre una lente es una zona traslucida no trasparente y el ojo se agota buscando el área de mejor visión.

Es muy infrecuente encontrarse con gafas con partes metálicas oxidadas (yo no lo recuerdo ver desde hace muchos años). Uso de Sprays específicos, que humedecen y facilitan la limpieza de los cristales, permitiendo además que se empañen menos porque tienen también un tratamiento antiempañamiento o antivaho. Conforme avanza la edad, debemos ser más cuidadosos con nuestros ojos. – Ten en cuenta el tipo de lente que tiene. Si las ponemos o quitamos con una sóla mano estamos forzando la bisagra o codo del lado contrario a la mano que usamos y con ello podemos provocar el desajuste de la gafa gafa o incluso romper fácilmente el muelle que sujeta la varilla o el codo de la gafa. Una vez desprendida la suciedad, podemos proceder a lavarlas con un poco de jabón neutro u otro producto específico para gafas y después secarlas con una gamuza de algodón. También puedes conseguirlos en ópticas. Tampoco los enjuagues con agua de la llave porque corres el riesgo de infectarlos con amebas.

Cuando ya no tenemos la necesidad de utilizar nuestras gafas, siempre debemos plegarlas y guardarlas en su funda. De esta manera conservarás tus gafas como el primer día por mucho más tiempo. Que tu gafa se mantenga ajustada es fundamental para garantizar que miras por la zona de la lente Evita exponer tus gafas al calor: Para que tu montura se conserve mejor y no se deforme evita exponerla a altas temperaturas como la guantera del coche o el salpicadero. No las dejes apoyadas por el lado de las lentes (de los cristales), es mejor dejarlas dentro del estuche o sobre las patillas. Las protegerás a la vez que evitas posibles roturas, rayadas o acumulación de polvo. Nunca limpies los cristales en seco, las partículas de polvo depositadas en la superficie de los cristales podrían arañarlos. Este tipo de productos no sólo te facilitará tu tarea si no que conseguirá que tus gafas se empañen con menor frecuencia. Por este motivo, es recomendable usar un paño de microfibra para limpiar las lentes (por ejemplo, de la marca).

Una vez arañadas las lentes, es necesario cambiarlas. Las rayaduras en una lente neutra (gris o marrón) se mostrarán clamente como una línea o un punto de un color más claro que la propia lente, en las lentes de espejo estas rayaduras o picaduras se mostrarán como un punto o línea negra que puede ser confundida con una mota de polvo o una mancha, en ningún caso frotar insistentemente o utilizando prodcutos limpiadores de ningún tipo ya que en estas lentes sólo conseguiras quitar la cobertura espejada de la lente agravando el problema. Aunque muchas personas piensan que este defecto es meramente cosmético, lo cierto es que la luz se difumina al atravesar los surcos del arañazo, irritando los ojos. ¿Cuál es la mejor manera para limpiar tus gafas? Evita los clínex y utiliza la gamuza del fabricante, pero lo más importante es la limpieza con agua y jabón. Evita llevar las gafas puestas al aplicarte lacas o colonias, ya que estos productos pueden dañar el material de la montura. Uso de accesorios para las gafas Estuches rígidos: Los estuches son muy importantes para guardar y transportar las gafas.

Para que esta limpieza sea eficaz, deberías utilizar un líquido adecuado para ello. En solo un segundo aparece una huella en su lente, el polvo y la suciedad dificultan la visión, y la humedad empaña sus gafas. La mayoría de los ópticos optometristas ofrecen esta limpieza en profundidad como servicio complementario. No uséis líquidos agresivos como por ejemplo alcohol, colonia o antigrasas. Si necesitamos limpiarlas mientras nadamos o quitarle el agua sólo hay que aclararlas con el agua de la piscina, no tocarlas. Con estos simples consejos podemos hasta triplicar la vida de nuestras gafas de natación, que no está el panorama para comprarse unas cada seis meses. No dejes las gafas cerca de una fuente de calor si su montura o cristales son de material plástico. Tienen la ventaja de que siempre están en perfecto estado ya que se abre una para cada uso y la desventaja de que salen más caras. Según explica Elvira Jiménez, las vitaminas A y C, así como el magnesio, son fundamentales para el desarrollo de la vista aunque advierte que no sustituyen la revisión y otros cuidados.

Suponemos que cuando compraste, o si vas a comprar, adquiriste una funda para las mismas. Deja las gafas siempre boca arriba para evitar posibles rayadas en los cristales. No metáis las gafas en bolsos o bolsillos sin protegerlas. Para limpiar gafas, lo primero es sujetar la montura con una sola mano y teniendo cuidado de no hacer demasiada fuerza sobre el codo (La bisagra que logra el cierre y la apertura de las varillas) ya que es una parte muy sensible que se puede romper. No utilices detergentes caseros para limpiar tus gafas ya que pueden dañar la superficie del cristal. Ademas de poder dejar alguna sustancia abrasiva que dañe de forma definitiva la lente de tu gafa de sol. Actualmente la inmensa mayoría de las lentes que se utilizan en las gafas graduadas o gafas de sol son de material orgánico (muy ligero y sin riesgo de roturas), pero bastante delicado (aunque han mejorado mucho los tratamientos protectores). Huellas – Intenta no poner los dedos en los cristales ya que la grasa de las manos dejará marcada su huella y es mas difícil su limpieza.

Quítate las gafas con cuidado: Es recomendable que te quites las gafas con las dos manos. De esta manera evitarás deformar la montura, forzar el puente de la misma o girar los cristales en la montura. Los expertos coinciden en que la mejor manera de quitarle la suciedad a una lente es lavándola con jabón y aclarándola bajo el grifo. Es mucho más peligroso que las bisagras de las varillas estén muy apretadas a que estén flojas. Limpieza en seco. Para lavar sus anteojos de prescripción, los profesionales de la salud visual sugieren que frote suavemente los lentes con sus dedos utilizando agua tibia jabonosa. No uses líquidos agresivos (alcohol, colonia, antigrasas). Al limpiar tus gafas, sujétalas por el aro del cristal que estás limpiando para evitar tensiones en la montura. Al final de nuestro entrenamiento debemos aclarar las gafas con agua de la lucha, ya que tiene menos cloro, a ser posible agua fría y siguiendo el mismo consejo de antes: intentar no tocar la lente.

Ya nos lo decían nuestras abuelas, coloca cada cosa en su sitio.Siempre que puedas déjalas en su estuche así evitaras que estén expuestas al polvo, además evitaras posible roturas. Las recomendaciones que os hacemos desde Óptica Zamarripa son las siguientes: A la hora de quitaros las gafas usar siempre las dos manos y sujetarlas por la montura puesto que si usáis una sola mano podéis terminar por deformarlas. con la gamuza que te ha entregado tu óptico. Tápalos un poco con tus manos suavemente. Existen dos tratamientos para los cristales: – El endurecido: aumenta la resistencia a la abrasión en las lentes orgánicas. Dejar las gafas en el interior de nuestro coche, aparcado a pleno sol, también suele ser uno de los hábitos más recurrentes de un buen número de personas. Pero cuidado, si va a practicar con ellas algún deporte o pretende observar directamente el sol, consulte con su Óptico - Optometrista, pues en estos casos las gafas de sol deben cumplir otros requisitos más específicos. No es necesario usar jabón.

Este tipo de acción podrá generar ralladuras en los cristales, antes de que te des cuenta estos daños harán que tu visión no sea tan nítida. Es muy importante que sequéis bien las pequeñas partes metálicas. En el mercado podemos encontrar todo tipo de modelos de gafas de distintas características, algunas con lentes fotocromáticas, otras con lentes polarizadas y muchas más con lentes intercambiables de todos los colores. Las gafas, que probablemente estarán cubiertas de polvo y tierra, quedarán más o menos limpias, pero también se rayarán y con el paso del tiempo perderán nitidez de visión. No empuje los anteojos sobre su cabeza. Este tipo de material evita que se acumule polvo en el mismo y conseguirá que la limpieza sea perfecta. En gafas “Al Aire” (sin montura) no sólo puede romper el puente sino que también puede astillar fácilmente un cristal, por eso es mejor que siempre te acostumbres a limpiarlas como te aconsejo, para que cuando tengas una gafa preciosa pero delicada tengas el hábito bien aprendido y evites incidentes.

Otras formas de limpiar las gafas Como no siempre tenemos tiempo ni agua a mano, existen otras opciones que funcionan muy bien siempre que no existan arenas o tierra adheridos a los cristales. Si se las quita y no tiene la funda a mano, asegúrese de dejarlas en un sitio seguro y con las lentes boca arriba. Cualquier persona puede sufrir los efectos de la luz solar, en especial los provocados por la radiación UV. De no ser así, te recomendamos que lo hagas cuanto antes, este objeto ayudará a la correcta conservación. Ni que decir tiene eso de ponérselas con una sola mano o eso de dejarlas encima de cualquier mesa a pleno sol. Le ofrecemos algunos consejos para cuidar mejor sus gafas. Este tema es más importante en el caso de que utilices gafas progresivas o de que tengas una graduación alta de miopía, hipermetropía o astigmatismo.

A pesar de esta amplia variedad y características diferentes, todos los modelos de gafas deportivas tienen una cosa en común: requieren de nuestro cuidado para mantenerse en perfecto estado. guardar gafas en funda rigida A la hora de la limpieza de las gafas nuestras sugerencias son las siguientes: En el caso de que vuestras lentes sean orgánicas las podéis limpiar pasándoles una gamuza, siempre en seco. Nunca las dejes en el suelo ni sobre una silla o sofá. ¿Tu montura necesita un ajuste? No lo dudes, si se te han caído las gafas o se te han desajustado por el uso, acude a tu óptico para que las revise. Higiene máxima con las lentillas Las lentes de contacto requieren de una estricta rutina de limpieza cada vez que te las vas a poner o quitar; no hacerlo puede derivar en una infección. El calor también daña las lentes oftálmicas por lo que debes buscar un lugar fresco para guardar tus gafas. Al final, una lente estropeada hace que la gente fuerce la vista”, señala la experta. Se trata de un método apoyado por la Asociación Americana de Optometristas, entre otros.

Si tienes cualquier consulta sobre los productos de los que hemos hablado ven cuanto antes Las gafas deportivas utilizadas utilizadas en el ciclismo tienen como objetivo la función de, además de mejorar nuestra visión bajo los implacables rayos del sol, proteger nuestros ojos de todo tipo de elementos peligrosos (véase polvo, mosquitos, ramas, piedras y más). – Lávelas con agua y jabón y séquelas con un paño suave y limpio. Primero se colocan los cristales bajo el grifo y se deja caer agua a poca presión sobre ellos. Si están apretadas puedes probar a hechar una gotita de aceite de máquina de coser en la bisagra de la varilla afectada y seguramente resuelve el problema. La gafa no debe estar forzada para no inducirle deformaciones o incluso roturas. Finalmente recomendarte acudir a tu óptica de confianza siempre que notes que tienes las gafas desajustadas, ya que aparte de tener las gafas limpias debemos de tenerlas siempre bien centradas para que el centro óptico de las lentes esté en el lugar correcto para poder conseguir la mejor calidad de visión.

Queremos hablar sobre consejos para un buen cuidado de vuestras gafas, ya que para aquellos que las necesitáis es algo importante y que a menudo desconocemos. Para un cuidado óptimo de su montura, le recomendamos acudir a su óptico optometrista cada seis meses para que realice una limpieza de inmersión ultrasónica. Es por eso que vamos a dar unas nociones básicas de cómo hacer un correcto mantenimiento de las gafas de natación. Por supuesto, a la hora de limpiar nuestras gafas en seco, el cristal siempre deberá estar completamente libre de polvo y otros elementos adheridos. Evite frotar sus lentes con trapos, papel tisú facial o toallas de papel o con su corbata o bufanda ya que pueden rayar sus lentes. De esta forma, se conseguirá eliminar todas las sustancias que haya en los cristales. Si vas con asiduidad a nadar seguro que notas que con el tiempo las gafas de nadar pierden sus propiedades, sobre todo en el tema de empañarse los cristales, algo que no es muy cómodo cuando vamos a la piscina, ya que en ocasiones nos hace hasta pararnos para limpiar las lentes y poder seguir nadando.

Esos productos son muy abrasivos y dañan el tratamiento anti-reflejante así como el esmalte de las monturas. Es preferible guardarlas en un estuche duro para evitar que se rompan por accidente. Mantenlos siempre en su estuche limpio. Por cada 20 minutos frente a un monitor, mira al horizonte 20 segundos sin enfocar a nada, de esta manera tus ojos se relajan. ¿Cómo limpiar la montura? Aquí utilizaremos la misma técnica recomendada para limpiar los cristales del chorro de agua asegurándonos que la montura quede bien seca, en particular las partes metálicas (bisagras y tornillos para evitar que se oxiden o se atasquen). La inclinación de la misma con el plano de la cara es muy importante para no inducir efectos prismáticos y aberraciones que afecten a tu agudeza visual. Deja siempre tus gafas apoyadas hacia arriba: Las posturas de tus gafas también son importantes.

De este modo evitarás que las lentes entren en contacto con superficies que puedan dañarlas. Solo dura unos minutos y devuelve a sus lentes y montura el brillo original. “No evitan la miopía, pero son buenas. Todos nos hemos dejado las gafas colocadas en la cabeza a modo de diadema o las hemos enganchado a la camiseta. Con la edad, más cuidados Después de los 40, afirma la especialista, hay que aumentar la precaución, pues es cuando suelen presentarse algunas enfermedades relacionadas con los ojos. ¿Qué gafas de sol necesito? Analice cuál va a ser el uso que les va a dar, y en función de esto elija el filtro de la categoría adecuada. – Y el antirreflejo: aumenta la calidad óptica, mejora la transparencia, la comodidad y la limpieza. La mejor estrategia es la prevención. Lo primero y más importante es intentar no tocar la parte interna de las lentes con los dedos, sobre todo si las gafas están mojadas porque si tienen un tratamiento anti-vaho no los estaremos cargando.

Evita… De lo que hay que huir siempre es de la camisa u otros materiales que puedan contener partículas de suciedad y polvo. Este tema es más importante en el caso de que utilices gafas progresivas o de que tengas una graduación alta de miopía, hipermetropía o astigmatismo. Sobre la iluminación, la experta señala que nunca hay que utilizar estos aparatos a oscuras, pues eso genera problemas en la graduación y cansancio extremo a los ojos. Cambia el estuche, por lo menos, cada seis meses. En el caso de los niños, la experta invita a que comiencen a ir desde los 3 años a revisión. Pacientes con alergias, patologías oculares y aquellos tratados con medicamentos que provocan fotosensibilidad. A continuación os sugerimos algunos consejos que os ayudarán a conservar vuestras lentes en perfecto estado y garanticéis su durabilidad. En la retina tenemos unas células que se alimentan de vitamina A, ésta ayuda a que esas células trabajen bien y evitamos complicaciones o riesgos mayores. Guardarlos adecuadamente también ayuda a mantener sus anteojos de prescripción limpios.

Nunca te automediques o apliques gotas que no estén indicadas por el especialista. Para limpiar tus gafas, sigue estos consejos: Si las lentes son orgánicas se pueden limpiar pasando una gamuza en seco por los cristales. No les eches perfumes o lacas Si usas perfume o laca, quítate las gafas antes de aplicarlo para evitar dañarlas. A continuación, añada al agua un detergente lavavajillas de pH neutro. – Es conveniente poner o quitar las gafas utilizando las dos manos. Es muy importante limpiarlas con frecuencia del modo correcto, así como tenerlas bien ajustadas y centradas para mantener siempre la máxima calidad de visión y prolongar la vida útil de las lentes. Si quieres conseguir paños de microfibra en tamaño grande Las puedes comprar aquí. En general, para un uso normal en días soleados o muy soleados, deberemos utilizar filtros de categoría 2 o Es aconsejable que las metáis en una funda dura para evitar rupturas o deformaciones. Población de riesgo: Nadie es inmune a las lesiones oculares.

Otros consejos para el cuidado de las gafas No apoyes las gafas boca abajo (tocando los cristales con la superficie de apoyo) Evita siempre el calor extremo que puede deteriorar los tratamientos de los cristales e incluso deformar la montura. Muchas ópticas venden paños de limpieza de microfibra ultrafinos y lavables que remueven la suciedad y el polvo. Nunca debemos utilizar productos abrasivos ni detergentes no indicados, ya que de lo contrario estropearemos el recubrimiento de las lentes y perderemos nitidez de visión. No todas son iguales. Eso sí, importante: antes de limpiar las gafas soplad la superficie de los cristales para retirar partículas de polvo y así evitaréis que se rallen. Sujetar las gafas por la patilla. Sujeto el lado contrario al que limpio “BIEN”. Finalmente se secan las lentes con un papel suave (higiénico suave o un pañuelo sin costuras). También hay que cuidar a las personas propensas a determinadas patologías como diabetes, hipertensión o colesterol, por ejemplo”.

¿Qué jabón es el adecuado? No es aconsejable usar pastillas porque llevan emulgentes para estar sólidas y eso provoca que los cristales se empañen mucho. – Evite limpiar gafas en seco, ni utilice productos agresivos como colonias, alcohol, acetato o líquidos desengrasantes. Moja la gafa, extiende una gota de jabón con agua templada y frota con suavidad hasta que genere espuma. En ambientes urbanos puedes utlizar la gamuza de microfibra para limpiar las lentes frotando suavemente ambas caras. Toallitas húmedas específicas que se venden en ópticas. Nunca dejar las gafas cerca de una fuente de calor. Un último consejo que debes tener en cuenta es no dejar nunca posadas tu gafas sobre sus cristales. Hay un spray antivao muy bueno que puedes comprar Aquí . “La televisión la tenemos que ver a una distancia de dos metros, más ahora que son tan grandes. El calor excesivo deteriora y deforma las gafas, por lo que debemos evitar exponer nuestras gafas a ambientes extremadamente calurosos y/o fuentes de calor.

En principio con dejarla al aire un ratito ya debería de secar perfectamente siempre que no estemos en un lugar con mucha humedad. Las salpicaduras, los aerosoles y los productos cosméticos pueden manchar los lentes rápidamente o incluso dañarlos. Esto incluye el dejarse las gafas en el salpicadero del coche al sol, encima de un radiador, etc… Si notas que las varillas están muy apretadas existe peligro real de que te puedan romper. Nuestras monturas y patillas están fabricadas a mano partir de un único bloque de madera natural, la cual es tratada con tinturas naturales (en ocasiones con color o incoloras dependiendo de modelos y maderas) para nutrir y proteger la madera de agentes externos y que conserve sus propiedades y belleza natural durante mucho tiempo, por lo que no es necesario de cuidados especiales, sin embargo si eres de esas personas muy cuidadosas y detallistas cada cierto tiempo puedes aplicar a la madera una capa muy fina de cera natural aplicada con un paño limpio o con un bastoncillo de oidos para las zonas donde no llegan los dedos con el paño.

Recordar que los efectos de la radiación UV son acumulativos, por lo que hay un mayor riesgo de sufrir lesiones oculares si se está recibiendo radiación desde más temprana edad, y la reacción del cuerpo es peor cuanta mas radiación se hay recibido. gafa torcida La limpieza de tus gafas es otra cuestión importante a cuidar. No es recomendable ni están destinadas a permanecer en contacto con el agua durante largos periodos de tiempo pero son resistentes a la lluvia y al agua y no tendrás ningún problema al mojarlas, de hecho recomendamos eliminar granos de arena y elementos abrasivos de las lentes con agua (ver más abajo). Lo primero e imprescindible es que la limpieza de las gafas sea un hábito instalado en tu rutina. Si están apretadas puedes probar a hechar una gotita de aceite de máquina de coser en la bisagra de la varilla afectada y seguramente resuelve el problema. Estos dos factores deterioran las monturas y los tratamientos de los cristales, afectando también a la resistencia al impacto de los mismos, Cuida tus gafas, te durarán más tiempo y protegerás tu visión.

De lo contrario, los cristales podrían perder transparencia y empañarse de forma más continuada. Nunca deje sus anteojos o anteojos de sol que no está usando bajo el sol fuerte o en el tablero o la consola de su automóvil. Nunca limpiar las gafas mientras rodamos. Limpieza con agua y jabón. Comprobaciones al comprar unas gafas de sol: Deben llevar una etiqueta con los siguientes datos: Identificación del fabricante o suministrador La categoría del filtro Número y año de la norma que cumplen: actualmente "EN 1836:1997" Por eso, unas buenas gafas de sol, deben absorber las radiaciones UV y permitir una visión clara y nítida. La mejor opción es el agua y jabón, recuerda secarlas bien con un paño suave, evita dejar húmeda la montura, seca bien especialmente las pequeñas partes metálicas. Recuerde que: sus gafas necesitan su propio espacio. La razón de aconsejarte sujetar el aro de la montura del lado del cristal que estés limpiando es porque si sujetas un lado y limpias el contrario, se hace mucha tensión en el puente de la gafa y puede acabar rompiendo al cabo del tiempo.

Aparatos de limpieza por ultrasonidos que funcionan de maravilla y que se pueden utilizar también para relojes y algunos tipos de joyas. Varillas – Utiliza siempre las dos manos para quitarte la gafa de sol, ya que así se minimiza el riesgo de deformar las varillas. Una vez están arañadas las lentes de plástico o cristal, las marcas son imposibles de eliminar. En caso de que los sientas inflamados, utiliza compresas frías. Por eso hoy vamos a contarte que pasos seguir. Por eso se limpian con mayor facilidad pero si abusamos o utilizamos productos abrasivos como pueden ser las toallitas que venden en los supermercados, nos quedamos sin el tratamiento. ¿Cuál es la mejor forma de limpiar las gafas de sol? Las gafas de sol se limpian exactamente igual que las graduadas, ya que el material es el mismo, pero tintado. A la hora de cuidar unas gafas deportivas, y más teniendo en cuenta que éstas suelen tener un precio bastante elevado, debemos tener bien presente una serie de consejos que nos ayudarán a mantener nuestras gafas como el primer día.

Por eso, unas buenas gafas de sol, deben absorber las radiaciones UV y permitir una visión clara y nítida. Otra costumbre muy extendida es la de sujetar nuestras gafas por sus lentes en lugar de por la patilla. Los armazones se pueden desalinear, lo que afecta la forma en la que ve con sus lentes. También es aconsejable evitar los clínex o las toallitas húmedas que no se venden en ópticas. Lávalo una vez por semana con agua caliente y restriégalo con un cepillo limpio. Finalmente recomendarte acudir a tu óptica de confianza siempre que notes que tienes las gafas desajustadas, ya que aparte de tener las gafas limpias debemos de tenerlas siempre bien centradas para que el centro óptico de las lentes esté en el lugar correcto para poder conseguir la mejor calidad de visión. Lo ideal es utilizar siempre productos no abrasivos como el jabón PH Neutro para que los tratamientos de los cristales no se alteren.

Al Comprar unas gafas de sol, hay que tener en cuenta que: Las gafas de sol deben protegerle de las radiaciones nocivas provenientes del sol Está comprando un Equipo de Protección Individual (EPI), que deben cumplir la Directiva Comunitaria 89/686/CEE y superar las pruebas recogidas en la norma europea EN 1836:1997 Las radiaciones más energéticas del espectro solar, los conocidos Rayos Ultravioletas (UV), pueden causar lesiones en sus ojos, conjuntivitis, cataratas o degeneración retiniana entre otras. Intenta sacar las gafas del estuche con las dos manos para evitar posibles desajustes. Si utiliza un pañuelo: recogerá las impurezas de la lente y las extenderá, provocando arañazos. Si detectas señales de infección o irritación, retira los lentes y acude al oftalmólogo. El transportarlas de manera segura en su caja también es importante, así evitamos rayaduras en la lente o deformaciones de la goma.

Monitores a distancia Imposible vivir sin ordenadores, tabletas o televisión, ¿cierto? Sin embargo, los ojos se resienten, pues muchas veces abusamos de estos aparatos y no los usamos de manera correcta. Ayudan a eliminar la grasa y la humedad sin arañar las gafas o dejar marcas. LIMPIEZA La limpieza de los cristales de nuestras gafas es esencial si queremos disfrutar de una visión más nítida. Sustitución – Cambia de gafas de sol con cierta regularidad , también envejecen y aunque no esté graduadas el cristal pierde propiedades de protección. Los usuarios de gafas habituales, ocasionales o incluso usuarios de gafas de sol, espero que encuentren este post de utilidad. Durante el sueño, los lentes no tienen ningún uso y pueden resecarse. El secado a continuación de lavarla con agua y jabón debes realizarlo con una bayeta de microfibra o alguna otra que no arañe ni deje pelusas. Fundas de gafas Fundas para guardar las gafas Si llevamos a la práctica todos estos tips que os hemos sugerido haremos que nuestras experiencias visuales sean mucho más confortables a la vez que aseguraremos a nuestras gafas mayor vida útil. Nuestras lentes UV400 filtran el 98% de los rayos UVA, tienen un espesor de 1.1mm y están Polarizadas lo que te permite disfrutar de una visión con menos reflejos y de colores vibrantes. Existen líquidos especiales para limpiar las lentes que incluso evitan que se empañen, lee cuidadosamente sus instrucciones de uso. En los niños cobra mayor importancia aún un buen mantenimiento y centrado de la gafa. Por la mayor presencia de deslumbramientos y reflejos molestos. La forma de aplicar esté tipo de solución líquida será con trapitos de microfibra. Un poco de cuidado y atención puede ayudar mucho. Esperamos que nuestros consejos os hayan resultado útiles y recordad que debéis revisar vuestra vista cada año o antes si dejáis de ver con nitidez. Tampoco debemos de guardarlas mojadas y dejarlas ahí sin que se sequen, así alargaremos la vida útil de la goma y el ajuste de los ojos.

¿Cómo me debo poner y quitar las gafas? Siempre deberíamos poner y quitar las gafas usando las dos manos al mismo tiempo tratando de no forzar las varillas. La gafa ha de resultar cómoda, no dejar marcas cuando la retiramos, ni en la nariz, ni en las sienes ni las orejas. Pero nada de esto es bueno para las lentes. Cuidado con los niños. Calor – No te dejes las gafas dentro del coche sobretodo en verano. Cuando existe nubosidad, también hay riesgo, parte de la radiación UV traspasa la barrera de nubes. No tienen desarrollada toda su estructura ocular Personas que trabajan al aire libre. estuche rigidoNunca dejes tus gafas graduadas o de sol en un lugar a altas temperaturas, ni expuestas a la radiación solar. Entre los cuidados a tener en cuenta está el uso de un líquido adecuado para limpiarlas cada vez que se colocan y se retiran, así como guardarlas en un recipiente libre de bacterias al que hay que cambiar el líquido a diario. Tampoco es bueno utilizar sustancias que puedan dañar alguno de los tratamientos a las que son sometidas las lentes, como el baño antirreflejos. Las lentes son el elemento más delicado de unas gafas de sol.

Recomendación para la limpieza de los paños de microfibra: no añada suavizante en caso de temperaturas de lavado de hasta 40 grados Celcius. Conclusión: Todos los nuevos tratamiento son muy sensibles y por lo tanto, el limpiar gafas se debe de realizar con muchísimo cuidado. En el caso del ordenador, la mejor distancia es la de 50 centímetros y de manera lineal, para que el ojo no tenga que acomodarse tanto”. PARA MANTENER TUS GAFAS PERFECTAS No utilices pañuelos de celulosa para limpiar tus gafas. Están activos desde el momento en que despiertas, hasta cuando caes rendido en la cama, sin embargo, solo prestas atención a tus ojos cuando te dan molestias; ¡grave error!, pues requieren de cuidados diarios para evitar infecciones, cansancio o enfermedades más graves. ¿Y ahora qué? Muchos de nosotros echamos mano a un pañuelo de papel, la corbata e incluso la manga del jersey o la blusa. cleaning-glasses Guarda tus gafas cuando no las uses siempre en su estuche original y si es posible rígido.

Nunca uses saliva para limpiar los lentes rígidos: nuestra boca es una de las zonas del organismo con mayor concentración de bacterias. Quítate las gafas con las dos manos, sujetándolas por la montura, si usas una sola mano puedes acabar deformando la montura. No las dejes bajo una fuente de calor (p.e) parabrisas del coche, estufas o calentadores. En caso de que sufras de ojo seco, procura llevar contigo siempre lágrimas artificiales o gotas que te haya recetado tu oftalmólogo para mantenerlos húmedos. Nuestras gafas se componen de varios elementos formando un conjunto como son la montura, las patillas, los elementos de unión entre ambos (las bisagras) y las lentes.

A la hora de ponernos o quitarnos las gafas, debemos tener la precaución de agarrarlas siempre por sus patillas y con las dos manos, ya que de lo contrario corremos el riesgo de ensuciar las lentes con nuestros dedos o, lo que es peor, rayarlas con nuestros guantes o deformarlas por uno de sus lados. El piso nunca es un buen lugar para dejar sus anteojos. Si las manchas se resisten, échales un poco de agua tibia y unas gotitas de jabón neutro, enjuágalas con abundante agua hasta que el agua salga clara. La mejor manera de limpiar nuestras gafas siempre será con la gamuza incluida con las mismas o, en su defecto, con una gamuza especialmente destinada a la limpieza de este tipo de equipamiento. Además existen otros tratamientos novedosos que son capaces de repeler el polvo o el agua. Limpie cuidadosamente las lentes con un paño de microfibra (sin frotar).

Con frecuencia tendemos erróneamente a utilizar casi cualquier cosa que tenemos a mano para limpiarlos: usamos la camiseta que llevamos puesta, tiramos del alcohol o acetona olvidando que estas sustancias dañan y rallan la superficie de los cristales como las monturas tanto de pasta como metálicas… Al final ya sabemos que lo de toda la vida siempre funciona así que para cualquier situación, lo idóneo para mantener las lentes limpias sería que las laváramos con un jabón neutro. No lleves las gafas en el bolsillo o bolso sin protegerlas. El agua elimina las impurezas y el polvo. Cuando se trata de cuidar sus lentes de prescripción, hay una regla muy simple cuyo cumplimiento virtualmente garantiza años de rendimiento de sus anteojos: Si no los está usando, guárdelos en un estuche. Antes de usarlo debes comprobar que esté limpio para evitar provocar el efecto contrario al deseado. Cuida tus gafas como a tus ojos Nada de cristales arañados y armazones flojos. En el caso de las gafas de sol, con lo que hay que tener cuidado es con las altas temperaturas. Ahora, solo tienes que llevar todos estos pasos a tu rutina y gozarás de una buena vista durante más tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario